Change Font Size:   A A A

Jul 23, 2015 | Sandra Montes

Alcemos cada voz

Nota de la editora: para l@s que no conocen el significado de @ en una palabra, se usa la @ para usar un lenguaje inclusivo que representa el femenino y masculino de una palabra.

 

Sabía que iba a cambiar mi vida
Pero no sabía cómo
Sabía que iba a brotar lágrimas
Pero no sabía cuándo
Sabía que me iba a sentir incómoda
Pero no sabía por qué
Sabía que iba a aprender varias cosas
Pero no sabía cuáles
Estoy en una Plantación por primera vez
Sabía que iba a ver una Casa grande Blanca
Y cuartos para esclavos
Al caminar hacia la casa grande
Siento como si estoy en una escena de la película El Color Púrpura
y sonrío con dolor
Me paro cerca de una chimenea y respiro
Con los espíritus de chicos y grandes corriendo a mi alrededor
Mostrándome cómo sentirme y qué hacer
Cuando toco una huella del pie de un niño esclavo sobre un ladrillo
me imagino su risa (es mi hijo en mi mente)
Lloro.

 

Escrito durante mi tiempo de reflexión silenciosa después de haber escuchado tres narrativas de esclavos en una de las plantaciones más grandes del sur – Stagville Plantation.

 

La semana pasada tuve una experiencia transformativa cuando estuve en el evento de la Diócesis de Carolina del Norte, Alcemos cada voz/Viaje por la libertad (puede leer información sobre la semana en inglés: http://lifteveryvoice.dionc.org/). Fue un evento para jóvenes y jóvenes adultos que se centró en la verdad, la reconciliación, y la paz. Estuvimos más de 70 personas de varias diócesis del país y Sudáfrica. Como parte del liderazgo y la música tuve la oportunidad de planificar y escuchar las ideas de cómo íbamos a ayudar a las personas que iban a participar, y a nosotr@s mism@s por varios meses de anticipación. Desde el primer momento sentí el amor de Dios en cada persona del equipo – la mayoría jóvenes adultos. Aunque yo sólo conocía a la directora, a mi compañero músico y a mi hijo, sentí gran intimidad con cada persona que estaba presente. Nos unía una curiosidad, emoción, y pienso que también un poco de temor por esta semana que iba a empezar e iba a traer muchos sentimientos que tal vez ni sabíamos que llevábamos dentro. Oramos mucho y nos encomendamos a Dios.

 

Durante la semana tuvimos oportunidades de ir a diferentes lugares claves para la justicia social y la historia de los derechos civiles en Carolina del Norte. Tuvimos la oportunidad de conocer a personas históricas y también a personas que son activistas y dan mucha inspiración. Escuchamos muchas narrativas de parte de las personas invitadas, del equipo y de l@s participantes. Cada historia, cada anécdota, cada poema, cada video, cada oración nos acercaba más y nos daba esperanza para seguir adelante. Lloramos, reímos, recordamos, y vivimos.

 

Un momento alto fue conocer a Latinas Episcopales y entrevistar a algunas. Pude entrevistar a Cecilia Alvarez, Canóniga del ministerio de transición y desarrollo del clero, de la diócesis de Nueva Jersey que me enseñó sobre el tiempo diario en meditación con Dios, a la estudiante Fernanda Torres que me enseñó sobre el sentimiento de aislamiento cuando eres indocumentado y a la activista y maestra Elisa Benitez que me enseñó sobre la importancia de ser una activista para las personas que no tienen una voz o que no se les escucha. Fernanda y Elisa son de la diócesis de Carolina del Norte. Estas tres mujeres me dieron lecciones toda la semana sobre el amor de Dios y la importancia de tener una relación con Dios. (Nota: Puedes ir a los medios sociales y buscar #LEVNC para ver más videos, fotos, y pensamientos.)

 

Otra alta para mí en lo personal fue poder conocer un poco más a nuestro Obispo Presidente-Electo, Michael Curry. En sus sermones (como éste en inglés que predicó en la Capilla de la Cruz después de haber estado en la plantación y haber escuchado sobre Pauli Murray) nos ha estado diciendo que no nos demos por vencid@s, que sigamos adelante y nos ha hablado mucho sobre el Movimiento de Jesús. Como en inglés – Jesus Movement – puede ser Movimiento de, con, o por Jesús, tuve una pequeña conversación con el Obispo para que nos explicara lo que quería decirnos. (Tal vez sea necesario oprimir el botón cc para ver los subtítulos en español.)

 

 

 

 

 

Unas de las varias experiencias plenas que tuvimos incluyeron la actuación espectacular del actor, Mike Wiley que personifica tod@s l@s personajes de sus dramas y la increíble cantante Mary D. Williams  que nos dijo que cuando todo está demasiado oscuro lo que le ayuda a seguir adelante es la música porque da esperanza y es poderosa. Ese mismo mensaje lo compartió The Beast un grupo de música Jazz y Hip-Hop que nos dio una lección de historia de la música negra entre sus rimas y ritmos que nos pusieron a bailar a tod@s hasta al Obispo Primado Electo. Pudimos cantar mucho con todo el grupo en diferentes idiomas (https://www.facebook.com/sandra.t.montes/videos/vb.504746395/10152840132496396 & 

https://www.facebook.com/sandra.t.montes/videos/vb.504746395/10152848887126396 

& nuestro último canto fue 

https://www.facebook.com/sandra.t.montes/videos/vb.504746395/10152840545881396)

y efectivamente nos ayudaba cada día a dejar esa oscuridad de los maltratos, la desigualdad, la injusticia, y la violencia. Nos unía a Dios que nos dice que “Lo que sufrimos en esta vida es cosa ligera, que pronto pasa; pero nos trae como resultado una gloria eterna mucho más grande y abundante. Porque no nos fijamos en lo que se ve, sino en lo que no se ve, ya que las cosas que se ven son pasajeras, pero las que no se ven son eternas.” 2 Corintios 4:17-18. Realmente este viaje me sigue instando que alcemos cada voz y proclamemos ¡Libertad para tod@s! 

 

  SUBSCRIBE TO E-NEWSLETTER

 SUSCRÍBASE AL BOLETÍN ELECTRÓNICO