Change Font Size:   A A A

Mar 10 | Will Harrison

Asesoramiento legal y escuchar empodera a los hispanos de Austin

El abogado Jim Harrington no mide sus palabras mientras él asiste a una familia compuesta por inmigrantes legales e indocumentados al llenar de declaraciones juradas de apoderado y cuidador.

"Estos formularios deben ser claros y correctos, o encontrarán alguna razón para separarlos de sus hijos". Proyecto Santiago fue creado para proteger, pero también para informar y capacitar a una comunidad en busca de respuestas.

Proyecto Santiago es una nueva expresión cristiana para la comunidad que se desarrolla a través de la Iglesia Episcopal de San Santiago. Informar a las familias sobre los problemas que enfrenta la comunidad hispana es uno de los esfuerzos clave de Proyecto para conectar y servir a los vecinos. Estas comunidades deben encontrar alguna manera de vivir y existir en una presidencia post-electoral de Donald Trump. Las promesas de campaña del presidente Trump sobre la inmigración se han materializado en la forma de inmigrantes ilegales y documentados por igual encontrando sus vidas sacudidas por el ICE, o la agencia de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos.

Los efectos del trabajo de esta agencia se están sintiendo alrededor de Austin. El Austin American-Statesman informó el 22 de febrero que documentos federales obtenidos por el diario revelaron que agentes de inmigración estadounidenses arrestaron a un mayor número de personas en Austin sin condenas penales anteriores que en cualquier otra región del país. Esta noticia precedió a los resultados de una operación nacional en la ciudad donde más de 51 personas fueron arrestadas en una operación de ICE conocida como “Cross Check”.

Entre los 51 detenidos, sólo 23 tenían condenas penales o delitos violentos.

La misión de Harrington en el área siempre se ha centrado en ayudar a aquellos cuyos derechos están siendo violados. Comenzó el Proyecto de Derechos Civiles de Texas en 1990 y ha trabajado como abogado de derechos humanos por más de 40 años. Ahora está usando esa experiencia para educar e informar a la comunidad hispana de San Santiago, habiendo formado Proyecto Santiago hace casi un año. El objetivo era informar a los miembros bilingües y de habla hispana de la congregación sobre la información de los consumidores, sobre cómo interactuar con la policía y las agencias gubernamentales y sobre los problemas de la comunidad.

Esta reunión en particular el 4 de marzo fue para ayudar con el llenado de documentos legales para los miembros de familia, tales como formularios especiales de poder, pero también tener información personal organizada y un plan para cuando la detención es inminente.

La sala estaba llena de unos 30 miembros de la congregación hispana, que compuestas alrededor de siete familias—cada una de ellas era una mezcla de personas que hablaban inglés, eran indocumentados o ciudadanos legales de los Estados Unidos. La ansiedad y el temor estuvieron presentes durante la reunión de tres horas, pero Harrington encontró esperanza en la respuesta y participación.

"Hay mucha preocupación acerca de lo que va a suceder en el futuro", dijo Harrington. "Sin embargo, nadie esta noche tenía miedo de hacer preguntas. Le pregunté a todo el mundo de dónde venían y recibí respuestas".

La comunidad ve a la iglesia como un lugar seguro, algo que la iglesia en su conjunto ha hecho bien en este punto, según Harrington. Él piensa que la clave para ayudar a proteger e informar a la comunidad hispana en Austin es organizar a la congregación completa, pero también hacer preguntas y ser empáticos con la situación de nuestros vecinos inmigrantes.

Cuando se le preguntó qué pueden hacer aquellos que desean ayudar, Harrington piensa que la clave es la comprensión. "En esta historia de inmigración, hablamos de lo que sucede al norte de la frontera. Nunca hablamos de la historia de los países latinos y de la violencia y el sufrimiento que conduce a la gente a los Estados Unidos".

Para Harrington, ayudar es tan simple como mostrar que te importa. "Lo que hicimos hoy es fácil de replicar, y dejó a estas personas sentirse fortalecidos para ayudar a los demás. No habrían conseguido ese sentimiento de ir a un abogado. Ahora, estas mismas personas me dicen 'voy a traer más gente la próxima vez'".

Para más información sobre Proyecto Santiago, visite Proyecto Santiago.

  SUBSCRIBE TO E-NEWSLETTER