Change Font Size:   A A A

Jun 18, 2018

Declaración del Obispo Andy Doyle sobre la separación de niños de sus padres en la frontera

Bishop Andy Doyle's Statement on Separating Children from Parents at Border

"Las familias son la base de la sociedad estadounidense y nuestro gobierno tiene la discreción de garantizar que los niños pequeños no sean separados de sus madres y padres y sean expuestos a daños y traumas irreparables. Separar a los bebés de sus madres no solo es desmesurado, es inmoral.

Las órdenes superiores no serán una defensa ética para el legado de dolor infligido a estos niños o la violencia hacia las familias. Estas acciones causan daños irreparables, no son proporcionales al crimen, traicionan nuestro pacto con Dios tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, subvierten los valores familiares estadounidenses y son manifiestamente inhumanas.

Nuestros líderes gubernamentales tienen la capacidad de defender nuestras leyes, proteger nuestras fronteras y garantizar que las familias no estén separadas.

Sin embargo, estas familias, que están en crisis en sus tierras nativas, ahora se enfrentan a una incertidumbre aún mayor porque los que están en el poder no están asumiendo la responsabilidad del liderazgo. Las acciones de nuestra sociedad revelan no solo lo que nuestro gobierno valora, sino también los valores de Estados Unidos. Cómo manejamos esta crisis revela si somos la gran sociedad civilizada que nuestros padres fundadores inmigrantes soñaron o si ese sueño se ha terminado. Este es un momento decisivo para los Estados Unidos".

- El Rvdmo. C. Andrew Doyle, Obispo de la Diócesis Episcopal de Texas

  SUBSCRIBE TO E-NEWSLETTER

 SUSCRÍBASE AL BOLETÍN ELECTRÓNICO