Change Font Size:   A A A

Jun 21, 2018 | Karla Goolsby

El ministerio hispano crece en el oeste de Houston

Liderazgo de San Cristóbal y San Romero se unieron para hacer sonar la 
campana de la misión en el Concilio Diocesano 2017 en Galveston, TX.
 

La misión y el ministerio entre un creciente grupo demográfico hispano es un punto focal para muchas diócesis episcopales, incluyendo la Diócesis Episcopal de Texas. A medida que la diócesis continúa conectándose proactivamente con personas en una amplia variedad de contextos, los líderes misionales se concentraron en el lado oeste de Houston para establecer la más reciente iglesia hispana.

En septiembre de 2015, Bob Schorr, gerente diocesano del desarrollo estratégico, y el Rdo. Bob Goolsby, rector de San Cristóbal, Houston, se reunieron con el Rdo. Uriel López, quien se desempeñaba actualmente en la Diócesis de Chicago. Se encontraron en una tienda local de roscas de pan para hablar sobre una nueva iglesia para una creciente población de habla hispana en el vecindario de San Cristóbal al oeste de Houston.

El equipo diocesano trabajó con varios líderes de congregaciones durante meses para discernir la ubicación parroquial más adecuada. El sitio ideal serviría como base para establecer un nuevo ministerio, con espacio para oficinas, acceso a internet, teléfonos y máquinas de oficina, todo lo más cerca posible de la población más densa del área de habla hispana. Era una tarea más onerosa porque también necesitaban una congregación dispuesta a compartir su campus con una nueva comunidad episcopal.

Después de varias reuniones, una planificación abundante y una investigación exhaustiva sobre la demografía y la factibilidad de plantar una comunidad de la iglesia, López, Schorr y la gente de San Cristóbal, bajo el liderazgo de Goolsby, acogieron la idea.

San Cristóbal fue fundada en 1954 en un área recientemente desarrollada, exclusivamente anglosajona en el oeste de Houston llamada Spring Branch. Durante las décadas de 1980 y 1990, Spring Branch experimentó un importante cambio demográfico, principalmente de la inmigración centroamericana. Hoy en día, la población hispana es más del 50 por ciento, con aproximadamente el 35 por ciento anglosajona, el 10 por ciento de Asia y el 5 por ciento de afroamericanos. Cuando Goolsby llegó a San Cristóbal en el otoño de 2008, encontró una parroquia incierta sobre su identidad en medio de su vecindario étnicamente diverso con importantes comunidades coreanas e hispanas. Goolsby se sintió llamado a dirigir a la congregación dentro del contexto de las circunstancias desafiantes del cambio demográfico y la diversidad. 

"El cambio puede ser difícil para las congregaciones y la integración cultural necesaria para el verdadero trabajo transformador requerido de San Cristóbal", dijo Goolsby. Con su liderazgo, San Cristóbal comenzó a acercarse deliberadamente a su comunidad diversa a través de los ministerios de su escuela diurna y tienda de segunda mano. A medida que estos esfuerzos tuvieron éxito, Goolsby dirigió a la congregación hacia el objetivo de albergar un lugar de adoración para sus vecinos de habla hispana.

Sembrar las bases para el cambio

Con el apoyo de la guardián mayor, Rebecca Herbert y la junta parroquial, y con la ayuda de Denise Treviño-Gómez, misionera para el desarrollo intercultural de la Diócesis de Texas, Goolsby celebró una serie de reuniones congregacionales para preparar y educar a los feligreses. El trabajo culminó con el programa de Tierra Fértil (Fertile Ground) presentado por Treviño-Gómez para guiar a las personas a una comprensión más profunda de ellos mismos y de los demás. Este trabajo fue vital tanto para la congregación existente, mayoritariamente anglosajona, como para la comunidad hispana recientemente invitada, ya que aprendieron sobre los antecedentes, las diferencias y, quizás lo más importante, sobre lo que tenían en común.

Después de 17 meses de trabajo para desarrollar una nueva iglesia, reunirse con los interesados ​​de la comunidad y conocer a negocios y vecinos hispanoparlantes, López dio la bienvenida oficial a la incipiente congregación de la Iglesia Episcopal San Romero el 1 de marzo de 2017. El mismo día, él se unió a Goolsby para distribuir cenizas al público y junto con representantes de cada congregación, impusieron cenizas a más de 400 personas fuera de los muros de la iglesia.

El liderazgo colaborativo y dedicado continúa asegurando una integración fluida y exitosa de distintas comunidades de culto en un solo lugar.

Goolsby, graduado en 2005 del Seminario del Suroeste y actualmente estudiante de Doctorado en el Seminario Teológico de Virginia, creció en el sureste de Florida, una parte del país muy culturalmente diversa, donde asistió a varias iglesias episcopales que reflejaban esta diversidad. La población del sureste de Florida incluye una gran variedad de pueblos de países del Caribe como Cuba, Haití, las Bahamas y varias otras islas, así como muchos países de Centroamérica. Junto con su formación en el Seminario del Suroeste, que enfatizó el ministerio multicultural e intercultural, Goolsby se siente como en casa en un entorno multicultural.

En el Concilio Diocesano 2017 en Galveston, el liderazgo de San Cristóbal y San Romero se unieron para tocar la campana de la misión cuando el Rdmo. C. Andrew Doyle, Obispo de Texas, estableció oficialmente la Comunidad de la Iglesia Episcopal San Romero, Houston. Desde ese memorable Miércoles de Ceniza en 2017 hasta 2018, San Romero ha crecido de aproximadamente 35 a más de 60 miembros. Las congregaciones de San Cristóbal y San Romero han tenido, y continúan teniendo, una relación fructífera y mutuamente cariñosa y cada una espera con ansias lo que Dios tiene reservado en los años venideros.

  SUBSCRIBE TO E-NEWSLETTER

 SUSCRÍBASE AL BOLETÍN ELECTRÓNICO