Change Font Size:   A A A

May 04, 2017 | EDOT Staff

El Obispo de Costa Rica se unirá al personal de la Diócesis de Texas

HÉCTOR MONTERROSO ES NOMBRADO OBISPO AUXILIAR

El Rvdmo. Héctor Monterroso, Obispo de la Diócesis de Costa Rica ha aceptado el cargo de Obispo Auxiliar en la Diócesis Episcopal de Texas, anunció el Obispo Andy Doyle el 4 de mayo. Monterroso comenzará a trabajar el 1 de julio de 2017 y servirá como obispo de la región sur de la diócesis. Los delegados electos aprobaron el cargo durante el 168º Concilio de la Diócesis el 12 de febrero 2017 en Galveston.

El Obispo Doyle dijo que la incorporación de Monterroso continuará fortaleciendo el crecimiento en ambas congregaciones hispanas, así como en nuevas comunidades misioneras y en la plantación de iglesias dentro de la Diócesis de Texas. "Estoy encantado de que el Obispo Monterroso haya aceptado mi invitación para unirse a nuestro personal", dijo el Obispo Doyle. "Él tiene un corazón para la misión y será una gran presencia en nuestras congregaciones. También ayudará a levantar líderes dentro de las congregaciones hispanas, aunque no ministrará exclusivamente en estas comunidades".

Por su parte, el Obispo Monterroso dijo: "Me identifico con la visión que tiene el Obispo Doyle de las comunidades misioneras y la expansión". Mientras otras diócesis de los Estados Unidos lo habían abordado anteriormente, el Obispo Monterroso dijo que se sentía más alineado con el Obispo Doyle y la Diócesis de Texas. "Digamos primero que fue un empujón del Espíritu Santo", dijo, "pero reconocí que esta invitación era una gran oportunidad para hacer algo nuevo y desafiante. Es un buen momento para la Diócesis de Costa Rica y es un buen momento para mí y mi familia".

Monterroso se une al Obispo Doyle y a los Obispos Sufragáneos Dena Harrison y Jeff Fisher para proveer una presencia episcopal en las más de 200 comunidades episcopales de la diócesis: 154 congregaciones (tres con dos sitios), 35 comunidades misioneras, 14 ministerios universitarios y numerosas instituciones. Visitará 45 congregaciones durante el año; Principalmente en la región sur de la Diócesis de Texas; Estará en cargo de la junta directiva de la Casa de San Vicente, una agencia de servicios sociales en Galveston; Apoyará el crecimiento de la presencia multicultural en nuestras congregaciones y ayudará a crear una estrategia para las nuevas iglesias étnicas y las comunidades misioneras. Además, el Obispo Monterroso trabajará para identificar líderes vocacionales dentro de las congregaciones hispanas.

Originario de Guatemala, el Obispo Monterroso ha tenido muchos logros en la Diócesis de Costa Rica durante sus 14 años de mandato, asegurando su estabilidad financiera, aumentando el número de clérigos de siete a 29, asegurando que la mayoría de las congregaciones sean autosuficientes y que también ganen reconocimiento gubernamental por muchos de los programas de la Diócesis.

El 30 de abril, predicó en la Iglesia Palmer Memorial en Houston y más tarde, pasó el día con miembros de la iglesia sirviendo en la comunidad. En su sermón de la mañana, el Obispo Monterroso relató la historia de ocho mujeres que, hace una década, buscaban espacio para almacenar sus máquinas de coser. Rechazadas por otras iglesias, la Iglesia Ascensión les ofreció una pequeña habitación, aunque la pequeña congregación episcopal en un barrio pobre de San José tenía poco. Los miembros de la iglesia más tarde aprendieron que las ocho mujeres también llevaban la carga de ser VIH positivo.

"No teníamos mucho que ofrecer salvo un pequeño espacio en nuestro edificio, pero teníamos la esperanza de que, a través de nuestra fe, pudiéramos hacer grandes cosas, y por el amor de Dios todo es transformable", dijo el Obispo Monterroso. Hoy, las mujeres han creado una asociación oficial, Esperanza Viva, con más de 250 miembros. Aunque sean pobres, "tienen un espíritu duradero y valores firmes", dijo el obispo, reconociendo la oportunidad de servicio que su presencia ha proporcionado a la iglesia. Esperanza Viva firmó recientemente un acuerdo con el Banco Mundial para iniciar un proyecto piloto para hablar en escuelas sobre la prevención del VIH y, en cooperación con la Iglesia Episcopal, cuentan ahora con un centro de capacitación, una clínica y una microempresa.

"Todo esto fue posible simplemente porque abrimos nuestros ojos y nuestras puertas a estas mujeres que buscaron nuestra ayuda", dijo el Obispo Monterroso. Este es el espíritu de misión y el ministerio que trae a la Diócesis de Texas.

El Obispo Monterroso obtuvo un grado de Mecánica de Precisión y Mantenimiento Industrial y trabajó en la industria del ron en Guatemala antes de asistir al seminario. Un episcopal de por vida, sirvió como un acólito cuando tenía sólo siete años en una nueva iglesia, fundada en la casa de sus padres. Su esposa Sandra estudió en los Estados Unidos antes de su matrimonio hace 32 años y es directora de una de las escuelas episcopales de la Diócesis de Costa Rica que proporciona educación a algunos de los niños más pobres del país. Su hija Beatriz, de 28 años, es médica en San José y su hijo, Héctor, de 24 años, ha completado recientemente un título de ingeniería y espera realizar estudios de postgrado en ingeniería hidráulica. Los Monterrosos vivirán en Houston.

Conozca más sobre el Obispo Héctor Monterroso en los artículos: http://tinyurl.com/m56qxlf y http://tinyurl.com/kjzvmf2

  SUBSCRIBE TO E-NEWSLETTER

 SUSCRÍBASE AL BOLETÍN ELECTRÓNICO