Change Font Size:   A A A

Aug 29, 2017 | The Rt. Rev. Andy Doyle

El Obispo Doyle responde a las inundaciones causadas por Harvey

Queridos hermanos y hermanas en Cristo,

Continúo dando gracias a todos aquellos alrededor del mundo que están orando por el sur de Texas y por esta Diócesis. Es de gran consuelo para nosotros saber que estamos conectados y apoyados por el Cuerpo de Cristo.

A medida que se acercan los próximos días, muchos han comenzando a preguntar cómo ayudar. La ciudad es un desastre, y parece que hay más por venir, hay recomendaciones para no salir todavía. El trabajo para mantener los niveles de agua en las presas y diques sigue siendo un problema latente. Las inundaciones continuarán empeorando en algunas áreas. La diócesis será golpeada en el lado este otra vez a medida que la tormenta se mueve de nuevo hacia el Golfo. No queremos poner en peligro ninguna vida. Hasta nuevo aviso, aquí está lo que se puede hacer:

Cómo podemos ayudar: 

  1. ESTAR SEGURO Y DONAR. Dar fondos a EDOT o al Episcopal Relief and Development. (Fondo de Ayuda y Desarrollo). ERD y el personal diocesano ya han comenzado a coordinar los esfuerzos de socorro y ayuda.
  2. Oren por todos los que están en peligro, todos los que están prestando ayuda y socorro, todos los que están desplazados y todos los que han sufrido una pérdida catastrófica.

 Si usted vive en el gran área de Houston:

  1. Organice los recursos que tiene en su congregación o comunidad.
  2. SI ES SEGURO, puede ser un buen prójimo y ayudar a alguno de sus vecinos en las próximas 48 horas. Ayude a su vecindario. Reúna a las personas para oración y apoyo. Si tiene comida compártala con otras personas y aliméntelas. Organicé una comida compartida (potluck) Permita que las personas recarguen sus teléfonos. Hay muchas y variadas maneras en que usted puede ser un buen prójimo para aquellos que le rodean.
  3. Mientras el camino esté seco y seguro, el Centro de Emergencias (Centro de Convenciones) George R. Brown necesita voluntarios, particularmente para preparar y servir comidas. La información sobre el voluntariado se puede encontrar aquí. Miles de personas ya están allí y en número aumenta constantemente. Comprueba si tu ruta hacia El Centro de Emergencias es segura antes de salir para ahí. Puedes revisarlo a través de este enlace

Cuando las aguas hayan retrocedido:

  1. Coordinaremos los esfuerzos de ayuda y los haremos funcionar tan pronto como sea posible, trabajando en colaboración con nuestras congregaciones.
  2. Los recursos diocesanos estarán disponibles para dar seguimiento a los procesos correspondientes con las iglesias cuyos edificios han sido dañados.

En este momento estamos enfocados en la crisis inmediata. Sin embargo, estamos comprometidos en coordinar una respuesta a largo plazo. Muchas otras necesidades serán identificadas en los próximos días y semanas. Algunos de ustedes tendrán la posibilidad de volver a sus rutinas diarias, pero para aquellos que no tienen esa oportunidad les apoyaremos por medio de nuestras oraciones y a través de nuestro servicio.

Sinceramente,
El Rvdmo. C. Andrew Doyle
IX Obispo de Texas

  SUBSCRIBE TO E-NEWSLETTER

 SUSCRÍBASE AL BOLETÍN ELECTRÓNICO