Change Font Size:   A A A

Jun 15, 2016 | Carol E. Barnwell

El personal es el corazón de la hospitalidad

 

  Charlene Piña, Gerente de Recepción y Gloria Clepper, Vicepresidente, le dan la bienvenida a visitantes. 

 

Lo que se destaca en Camp tanto para las iglesias y los huéspedes de negocios va más allá de los 1100 acres de hermosos bosques de pinos, que queda a una hora al noreste de Houston. Muchos grupos empresariales, universidades y una lista de grupos de la iglesia ecuménica planifican sus reuniones anuales en el Centro de Conferencia de la Diócesis de Texas y del Campamento porque saben que cada pequeña necesidad será cumplida de manera eficiente y con una sonrisa.

 

"Estamos en el negocio de la hospitalidad", dijo Gloria Clepper, Vicepresidente de Camp Allen, "cuidamos a nuestro personal y, a la vez, el entusiasmo se refleja en nuestros huéspedes".

 

Emma West, directora de limpieza, no podría estar más de acuerdo. "Este es un buen lugar para trabajar", dijo. "Es como una gran familia. Si tienes algo que hacer, [el personal] se da cuenta, y quiere saber cómo ayudar".

 

West se lleva a casa el premio de la hospitalidad con regularidad en la celebración anual del personal porque ella ofrece a cada huésped una sincera bienvenida y tiene un carácter imperturbable. "Soy una persona que se lleva bien con todos", dijo West, "La hospitalidad es algo natural. Naturalmente queremos que las personas nos traten de la misma manera que las tratamos ", dijo ella, acreditando su propia madre por su ética de trabajo y buen carácter.

 

Dijo que arrastraba heno y recogía nueces para proveer las necesidades de sus hijos cuando eran pequeños, y valora la seguridad de su empleo en Camp Allen. "Tienes que trabajar duro", explicó acerca de la rotación constante de los huéspedes, pero dijo que el ejemplo de gestión y su disposición a escuchar ayudar a todo el personal se concentra en los invitados. "Esa es la forma en que tratamos a los clientes," dijo, "Escuchamos lo que necesitan”.

 

Maribel Salazar, de 34 años, ha trabajado en la cocina durante cuatro años. La nativa de McAllen se mudó para estar cerca de su madre y criar a su hijo autista en un ambiente rural. "Los médicos dijeron que José tenía que estar cerca de animales para su terapia", dijo Salazar. Desde que se mudaron a Navasota, su hijo de 13 años monta su caballo todos los días y le va muy bien en la escuela. "No hablaba para nada cuando nos mudamos aquí, pero ahora puede hablar el inglés y el español," dijo.

 

Trabajando en Camp Allen ha sido una bendición para Salazar, cuya madre también trabaja para el campamento.

 

 Maribel Salazar y Lammond Morris ayudan a preparar comida.

"Es un trabajo muy agradable y cuidan a los empleados", dijo. "Le dije a mi gerente que mi hijo era autista y que necesitaba mantener un teléfono conmigo. Me dijeron que la familia es lo primero al contratarme", dijo la madre de dos hijos.

 

Salazar dijo que ha aprendido mucho al ver a los consejeros del campamento dedicarse a los campistas. "¿Crees que estas hermosas chicas sólo quieren arreglarse y salir, pero, luego las ves aquí donando su tiempo para ayudar a los niños. Han hecho un gran impacto en mi vida”.

 

"Quiero que los niños sientan que están comiendo la comida de sus mamás", dijo a cerca de la alimentación de más de 300 campistas en cada sesión. "Estos niños son mi responsabilidad", dijo. "Tenemos cinco cocineros y los capacité a que tengan los mismos valores".

 

El ejemplo dado por Clepper y George Dehan, presidente del campamento recorren un largo camino en el establecimiento en el sentido de la responsabilidad compartida por los huéspedes en Camp Allen.

 

"Hay un sentido de familia entre los empleados", dijo Salazar. "Gloria es la principal ...ella hace todo lo que se necesita, incluyendo barrer. George hace lo mismo ", dijo. Ella se deleita al ver los cambios en algunos de los campistas más duros.

 

Salazar ha sido testigo de un cambio profundo en algunos campistas. Cuando los jóvenes en riesgo asisten el campamento por primera vez, a veces son defensivos y bruscos. Hacia el final de su tiempo en Camp Allen, ellos dicen "Por favor" y "Gracias", dijo. "Creo que es debido en la forma en que los tratamos, les mostramos respeto". Dice que sabe que ha hecho su trabajo cuando los campistas quieren saber si ella estará allí cuando regresen.

 

Clepper admite que mantener bien al personal y asegurarse que Camp Allen sea un refugio seguro para ellos asegura un gran servicio al cliente. "Los cocineros y las amas de casa son la columna vertebral de nuestro personal", dijo Clepper. "Todo el personal trabaja muy duro, pero la interacción nuestro personal tiene con nuestros clientes es muy importante."

 

Dijo que a veces la gerencia tiene que ser pacífica, o tiene que extinguir incendios, “pero se arreglan las cosas aquí. No hay un miembro del personal que toma un rol diferente todo el tiempo y eso nos encanta. El cliente es nuestro objetivo principal", dijo Clepper.

 

Nativa de la zona, Clepper ha trabajado en Camp Allen desde 1978, cuando llegó por primera vez para ayudar a su suegra, Mosela, en la cocina. "Tuvimos cerca de 150 personas, lo que era mucho más de lo normal para la época," dijo ella. En los años que siguieron, cada campaña capital fue producto de más habitaciones, instalaciones más grandes y permitió aumentar el número de invitados. Ella ha trabajado en todos los departamentos, y como el campamento ha crecido, también el personal.

 

"Conozco a las familias y sus situaciones, algunas de sus circunstancias no son las mejores ", admitió Clepper. "Yo sólo les digo, 'Tengo entendido que están teniendo algunos problemas. Piensen en Camp Allen como su refugio seguro y dejen la otras cosas en casa. Estarán allí cuando hayan terminado.'"

 

Clepper dijo que el mayor reto para el personal es equilibrar el trabajo con la familia. "Este es un centro de conferencias que opera siete días de la semana. Durante el verano, son nueve semanas sin descanso. Tenemos que equilibrar eso con un poco de tiempo para la familia ", dijo.

 

 "Tomamos el buen cuidado de nuestro personal y nunca les pedimos hacer nada que no haríamos nosotros mismos. ¡Un personal feliz significa que tenemos clientes felices y lo sabemos porque siguen regresando! ", Dijo Clepper.

 

  SUBSCRIBE TO E-NEWSLETTER

 SUSCRÍBASE AL BOLETÍN ELECTRÓNICO