Change Font Size:   A A A

Aug 14, 2015 | ENS Staff

Fallece Onell A. Soto, quien fuera Obispo de Venezuela

El Rvdmo. Onell A. Soto, quien fuera obispo anglicano de Venezuela y obispo auxiliar de las diócesis episcopales de Atlanta y Alabama, falleció el pasado 5 de agosto a los 82 años de edad.

 
El obispo Soto se esforzó en propagar el amor de Dios a través de todas las facetas de su vida, ya fuese como periodista, ministro, líder, mentor y hombre de familia. Fue un pionero de la transmisión de noticias breves antes que Twitter, se empeñó en que la Iglesia de Venezuela se convirtiera en una Iglesia nacional y nunca dejó de compartir su contagioso sentido del humor


Soto nació el 17 de noviembre de 1932 en Omaja, Cuba, hijo de Juan Soto Vega y María Almaguer Mayo. Luego de pasar su niñez en San Agustín y Matanzas, inició sus estudios de medicina en la Universidad de La Habana hasta que esta casa de estudios cerró por razones políticas en 1956. En 1957, salió de Cuba hacia Estados Unidos donde se matriculó en la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston. Luego de regresar a La Habana, se casó con Nina Ulloa, directora de Educación Cristiana de la Iglesia Episcopal, en 1960. La pareja salió de Cuba poco después huyéndole al régimen de Castro y él se matriculó en la Escuela de Teología de la Universidad del Sur, en
Sewanee, donde obtuvo una licenciatura en teología. Fue ordenado al presbiterado en Bogotá, Colombia, en 1965 y comenzó una nueva vida como misionero de la Iglesia Episcopal.

 
El amor de Onell y Nina por la Iglesia y su profunda fe y sentido de la evangelización, orientaron la labor de ambos como misioneros. Él dirigió una parroquia en Ecuador y sirvió como secretario ejecutivo de la IX Provincia de la Iglesia Episcopal mientras residía con su familia en El Salvador. Al regresar a Estados Unidos a fines de los años setenta, se desempeñó como encargado de Información y Educación de la Misión Mundial de la Iglesia Episcopal, con sede en la ciudad de Nueva York.

 
En 1987, fue electo obispo anglicano de Venezuela, donde sirvió hasta 1995 y donde le otorgaron la Orden del Libertador Simón Bolívar, la más alta condecoración civil que concede esa nación, por sus contribuciones al bienestar moral y espiritual de Venezuela. Posteriormente, lo nombraron obispo auxiliar de la Diócesis de Atlanta y, en 1999, obispo auxiliar de la Diócesis de Alabama. En 2002, se jubiló y se mudó con Nina a Miami.

 
Soto trabajó incansablemente por la expansión misionera de la Iglesia Episcopal a través de América Latina y el mundo. Fue un talentoso comunicador que entendió el poder de los medios de difusión para expandir el ecumenismo y la evangelización. Antes de la era del Internet, fue pionero del desarrollo y la distribución de la palabra y la misión de la Iglesia mediante noticias breves. Comenzó con el boletín Rápidas en 1971 y continuó con varias otras publicaciones hasta que, después de jubilado, se convirtió en el redactor de Rapidísimas, un noticiario que circulaba en varios periódicos digitales (Episcopal News Service entre ellos), hasta casi el fin de su vida. Además, durante 25 años ayudó a Nina a editar Día a día, la versión en español de Forward Day by Day, el devocionario diario de la Iglesia Episcopal.

 
Fue esposo y padre amoroso, y un infatigable defensor de otras personas. Poseía un chispeante sentido del humor y un auténtico amor por todo lo cubano.

 
A Soto lo sobreviven su esposa, Nina, con quien estuvo casado 55 años, sus hijos y los cónyuges de estos: Ana María Soto y Gerardo Cárdena, Lidia Soto-Harmon y Robert Harmon, Onell y Robin Soto y Elena Soto-Chapa y Santiago Chapa; y sus seis nietos: Tomás y Nina Harmon, Susana Cárdenas-Soto, y Cristina, Alicia y Lucas Chapa.

 
Se celebro un oficio de honras fúnebres en la tarde del 8 de agosto en la iglesia episcopal de San Cristóbal [St. Christopher’s Episcopal Church] en Oak Park, Illinois.
Y se celebrará un oficio de recordación el 5 de septiembre, a las 4:00 P.M., en la iglesia del Espíritu Santo [Holy Comforter] en Miami.
La familia ha pedido que en lugar de flores, se envíen donaciones a la iglesia del Holy Comforter, 1300 SW 1st Street, Miami, FL 33135
Pueden enviarse cartas de condolencia a la Sra. Nina Soto a su dirección de 3350 Torrremolinos, Doral, FL 33178.

  SUBSCRIBE TO E-NEWSLETTER

 SUSCRÍBASE AL BOLETÍN ELECTRÓNICO