Change Font Size:   A A A

Mar 11, 2016 | C. Andrew Doyle

Mensaje del Obispo Doyle después de su cirugía

Queridos amigos,

 

En primer lugar, permítanme agradecerlos en el nombre de JoAnne, las niñas, y yo por las oraciones y buenos deseos durante estas últimas dos semanas antes y después de la cirugía.

 

Gracias por las hermosas tarjetas y mensajes especiales en los cuales ustedes compartieron la importancia de nuestro futuro ministerio juntos. También gracias por la comida y las flores que nos han sostenido durante este último par de semanas.

 

Me fue bien el día de mi cirugía, el jueves, 3 de marzo. Me permitieron regresar a casa y tomar reposo y durante esa primera semana, fui capaz de caminar un poco con la meta de estar saludable. Tengo mucho trabajo que hacer para estar sano de nuevo y comenzar a trabajar.

 

Me dieron de alta el viernes, 11 de marzo. Mi patología reveló que el cáncer está contenido. No se requiere ningún tratamiento adicional en este momento y es requerido un seguimiento de una visita trimestral.

 

Permítanme decir que estaba totalmente preparado para la cirugía y al despertar, muy agradecidos por los muchos dones que tengo en mi vida. Tengo el amor de mi familia, amo a las iglesias impresionantes y el clero de la diócesis de Texas, amo a mis colegas en la Cámara de Obispos y en la oficina diocesana. Al mirar hacia el siguiente capítulo de nuestro ministerio juntos me siento muy honrado con el conocimiento que tenemos para continuar nuestro camino común juntos. Por lo tanto, es con los ojos en nuestro futuro que continuo para descansar bien y prepararme para el trabajo que está por delante.

 

Voy a volver a la oficina después de Pascua y principios de abril.

 

Por último, gracias por su bondad, amistad y ministerio compartido. Tenemos una buena diócesis juntos y tenemos la suerte de servir a Dios aquí en este lugar.

 

El Rvdmo. Andrew C. Doyle

Diócesis Episcopal de Texas

 

 

 

  SUBSCRIBE TO E-NEWSLETTER

 SUSCRÍBASE AL BOLETÍN ELECTRÓNICO