Change Font Size:   A A A

Jun 19, 2017

Obispo Doyle Condena la SB-4

16 de Junio de 2017

Hermanas y Hermanos en Cristo:

Como ustedes saben muy bien, ha habido mucha controversia y temor generado por la ley "anti-santuario" (Senate Bill 4), que entrara en vigor el 1°de septiembre de 2017.

Como su obispo, firmé una carta al gobernador Greg Abbott el 17 de mayo, junto con otros 200 líderes religiosos de Texas, condenando esta ley como "anti-inmigrante" y en contra de los principios bíblicos cristianos. La ley viola el imperativo moral de que amemos a nuestro prójimo, demos la bienvenida al inmigrante, y nos preocupemos por los más vulnerables entre nosotros. Esta ley representa una agenda anti-inmigrante que nace del temor y se promueve a partir de un sentimiento de privilegio, poniendo en peligro la justicia para todos.

Esta ley anti-inmigrante es la más severa aprobada en los últimos años por una legislatura estatal. Obligará a la policía estatal, local, y de la universidad a servir como agentes de cumplimiento de la ley de inmigración y el mandato de detener y retener a los inmigrantes bajo custodia para la Agencia Federal de Inmigración (ICE) sin importar la justicia de la situación. Esta ley elimina el derecho de los policías locales a establecer sus propias prioridades de seguridad pública y compromisos para proteger a los inmigrantes que son víctimas o testigos de delitos.

La ley institucionalizará el perfil racial. Fomentará la discriminación contra las personas de color, separara familias, enviará un mensaje de que los inmigrantes no son bienvenidos, y traerá miedo a comunidades enteras. Texas es el primer estado en mandar cumplir con las demandas de retención de ICE y reclutar a la policía local para hacer cumplir las leyes de inmigración.

A pesar de la SB-4, les aseguro que seguiremos construyendo comunidades acogedoras en Texas. Los tejanos son un pueblo hospitalario y amable. Lamentamos el intento de esta ley de difundir el miedo entre nosotros. Seguiremos siendo firmes con nuestra voz profética contra la SB-4. Como nos recuerdan nuestros textos sagrados: "No hagan sufrir al extranjero que viva entre ustedes. Trátenlo como a uno de ustedes; ámenlo, pues es como ustedes", (Levítico 19: 33- 34).

Continuaremos explorando maneras de resistir esta ley como una comunidad cristiana. Un gran numero de ciudades y condados del estado han presentado una demanda, pidiendo a la corte federal que prohíba la ejecuci6n de la S8-4. No sabemos cómo saldrá el litigio; pero nuestra diócesis presentará un amicus curiae en el caso, aconsejando al juez de nuestra oposición a esta ley. Yo invitaré a otros obispos en Texas que se unan a mi.

He pedido a la Comisión del Ministerio Hispano que prepare un plan proactivo de largo plazo para abordar esta cuestión. Les mantendremos informados del progreso de ese plan. Continuemos orando por los inmigrantes en nuestra comunidad y discerniendo juntos cómo el Evangelio de Jesús nos llama a responder.

Fielmente,

El Rvdmo. C. Andrew Doyle, IX Obispo de Texas

  SUBSCRIBE TO E-NEWSLETTER
SUSCRÍBASE AL BOLETÍN ELECTRÓNICO