Change Font Size:   A A A

Jul 07, 2015 | Linda Buskirk

¿Por qué planificar estratégicamente?

Recibo algunas reacciones muy interesantes cuando le digo a la gente que facilito la planificación estratégica de las feligresías. La reacción más frecuente es un rostro carente de expresión seguido con un cortés, “Oh, eso debe ser interesante”. A veces me ofrecen una afirmación del valor de la planificación estratégica. Menos frecuentemente, por suerte, están los que me miran como si de repente me hubieran salido cuernos en la cabeza y cuestionan la aplicación de jerigonza corporativa a una comunidad de fe. 

 

Una definición simple de la planificación estratégica es: sentar prioridades para permitir que se cumpla un objetivo. Es sobre fijar un objetivo y tomar decisiones y acción para alcanzarlo. El objetivo es nuestra visión y la acción es nuestra estrategia.  

 

La visión proporciona dirección. Esto es valioso para las feligresías porque cada uno de los miembros está viajando por su propia y diversa jornada de fe. Desde nuestra individualidad, Dios nos llama a formar una comunidad para buscarlo a Él y para traer a otros a Su Reino. La comunidad eclesiástica a la que estamos llamados es especial porque Dios reunió de manera única a sus miembros y a muchos otros dones para ser empleados en la búsqueda y la evangelización.  

 

En las feligresías, los miembros pueden diseminarse en direcciones diversas o permanecer complacientes en los bancos de las iglesias sin otro anhelo que satisfacer sus propias necesidades. La visión nos llama a seguir una senda específica, juntos. Sin visión, “el pueblo se desenfrena”, Proverbios 29:18. Estar desenfrenado puede sonar divertido, pero el objetivo es ser obediente en seguir las directivas de Dios para que se haga Su voluntad. 

 

Discernir el llamado de Dios como comunidad significa reunir el mayor número posible de miembros en una reflexión intencional y en oración sobre los dones únicos que Dios proporcionó a la feligresía y sobre las necesidades existentes en el mundo que nos rodea. 

 

Una jornada intencional de esta índole se puede liderar y organizar internamente. A veces los líderes de la iglesia prefieren contar con un facilitador externo experto en escuchar y guiar. La Fundación de la Iglesia Episcopal lo proporciona mediante su programa Strategic Solutions. La ECF adapta el proceso a la cultura y las condiciones únicas de cada feligresía, diócesis, escuela, campamento, etc.  

 

Ya sea si usa un facilitador externo o coordina la jornada de su feligresía internamente, lo más importante de todo es ser intencional sobre la comprensión del potencial de ministerio de la feligresía. Los liderazgos laico y clerical deben estar comprometidos a participar en el proceso. Posteriormente también deben comprometerse a usar la visión como una herramienta para la toma de decisiones estratégica.  

 

La planificación a nivel de feligresía expande el sentido de identidad y propósito compartidos. ¡Que su visión esté centrada y su estrategia esté bendecida!  

 

Pruebe lo siguiente

 

La identificación de los puntos fuertes del ministerio de su feligresía, que debe contar con una amplia participación, es una parte importante del proceso de pensamiento estratégico. Organice varias discusiones de grupos pequeños e invite a los miembros de la feligresía a que compartan una experiencia relacionada con la iglesia que haya sido especial para ellos. Algunas de las preguntas que invitan narraciones son: 

 

  • Cuéntenme sobre alguna vez en que experimentaron un sentido de comunidad en St. John’s. 
  • Cuéntenme sobre alguna vez en que St. Anne’s representó muy bien Cristo. ¿Qué hizo que eso fuera posible?  
  • Apóstol significa alguien que se envía al mundo. ¿Qué me pueden decir sobre la manera en que su experiencia en Trinity Church los preparó para ser apóstoles en el mundo actual? 

Estas preguntas se pueden presentar en una variedad de entornos, incluyendo una conversación facilitada en la que se invita a la gente a que comparta sus respuestas en sus propias mesas y que después informe sus narraciones a toda la reunión. O puede poner preguntas en un papelógrafo e invitar a la gente a que escriba sus respuestas a lo largo de un período de varias semanas. Es importante dejar constancia de las respuestas, para que la junta parroquial las pueda repasar e identificar tendencias en las respuestas que revelen los puntos fuertes del ministerio de su feligresía. 

 

Linda Buskirk es asesora de la campaña de capital y de Soluciones Estratégicas de la Fundación de la Iglesia Episcopal. Aporta a la ECF una diversa experiencia como asesora de entidades sin ánimo de lucro, especialmente en los ámbitos de gobernanza de la junta y de desarrollo estratégico. Linda posee una maestría en asuntos públicos de la Universidad de Indiana. Vive en Fort Wayne, Indiana, donde ella y su esposo Ron son miembros de Trinity Episcopal Church. Es graduada del Congregational Development Institute de la Diócesis de Northern Indiana. Linda sirve a su parroquia y diócesis en muchas capacidades, incluyendo en los ministerios de mayordomía y comunicaciones

 

Recursos

  SUBSCRIBE TO E-NEWSLETTER

 SUSCRÍBASE AL BOLETÍN ELECTRÓNICO