Change Font Size:   A A A

Aug 24, 2017 | Paulette E. Martin

Programa después de clases impulsará la educación de estudiantes

 

 

Fue un día de júbilo para la iglesia San Juan, La Porte, al dar la bienvenida a la comunidad del Este de Houston para celebrar la apertura del recién remodelado Centro Comunitario Misionero Stein que será el hogar de su Programa Después de Clases, el Centro de Bienestar Living Compass y el Estudio de Arte San Lucas.

Más de 500 residentes de La Porte esperaron ansiosamente haciendo una fila que literalmente envolvió el exterior del salón parroquial el miércoles por la mañana para recibir servicios gratuitos para sus hijos justo a tiempo para el regreso a clases.

Algunos de estos servicios incluyeron; inmunizaciones gratis, cortes de cabello, exámenes de la vista, así como, información sobre el renovado Programa de Después de Clases de San Juan.

También fue el primer evento oficial del Rvdmo. Héctor Monterroso, recién nombrado obispo auxiliar de la Diócesis de Texas.

El Obispo Monterroso bendijo el Centro Comunitario Misionero Stein y también cortó la cinta ceremonial.

“Este evento me llenó de emoción y me recordó el trabajo que se hace en Costa Rica— invitar y servir a las comunidades con gran necesidad”, dijo Monterroso. "La educación es clave para el desarrollo de las familias y comunidades", agregó

El Programa Después de Clases, anteriormente conocido como Kids of La Porte After School (KLAS) fue suspendido por un año, mientras que la Rda. Viktoria Gotting, rectora de San Juan, trabajó con la Fundación Episcopal para la Salud en una mejor evaluación de las necesidades de la comunidad.

Los consultores de la EHF apoyaron a San Juan con una serie de sesiones de entrenamiento sobre participación comunitaria y también realizaron una investigación para recabar datos sobre la comunidad.

"El ejercicio y la nutrición fueron destacadas como las prioridades en términos de necesidad", dijo Gotting. "Los padres y las familias pidieron a San Juan que les ayudara en la crianza de niños y familias más sanas, física, espiritual y emocionalmente".

El reajuste del Programa Después de Clases fue creado para ayudar a los trabajadores pobres del área que tienen poco acceso al cuidado infantil mientras están en el trabajo.

La iglesia también proveerá Holy Healthy Table—un curso de nutrición para los miembros de San Juan y la comunidad, ofrecida sin costo alguno, una vez al mes.

"Vamos a tener una despensa de alimentos y vamos a ayudar a la gente a tomar decisiones más saludables", Tina Lippincott, directora de niñez y extensión familiar. "Nos gustaría enseñarles sobre las opciones saludables y que comer sano no tiene que ser caro". Las familias pueden elegir recetas saludables y los ingredientes cuando llegan a la despensa de alimentos.

Lippincott, posee una certificación del cuidado de niños, anteriormente fue dueña de un centro de desarrollo de la primera infancia y ha dirigido un programa después de clases. Ella tiene capacitación en la educación secundaria, gerencia de negocios y un nivel avanzado en lenguaje gestual americano.

"Fue muy claro que ella [Lippincott] tiene las habilidades para dirigir nuestro programa después de clases", dijo Gotting, agregando que Lippincott rápidamente se volvió experta en Jugar Junto a Dios, en la tradición episcopal y las enseñanzas.

Los planes de Lippincott para el programa están estructurados de manera que cada día, además de tutoría y ayuda con tareas, los estudiantes tengan clases de fotografía, lenguaje gestual y arte, así como deportes como kickball, yoga y baile.

Cristina Álvarez Sánchez, madre de dos hijas de seis y de nueve años, está encantada de aprender más acerca del programa después de clases que San Juan ofrece. Ella llegó temprano para registrar a sus hijas Miranda y Caylee.

"Esto va a cubrir las necesidades de nuestra familia para el año escolar y sé que mis hijas se beneficiarán mucho", dijo Sánchez. Le emociona la idea de que sus hijas participen en un programa excelente mientras está en el trabajo.

"Cuando escuché acerca de las clases de nutrición, arte y danza, dije '¡inscríbanme!'", señaló Cristina con alegría. “A Miranda le encanta dibujar. Me di cuenta de que la Escuela Primaria La Porte ya no iba a ofrecer un programa de arte y quiero que ella continúe con lo que le gusta hacer".

Cuando Gotting aprendió que la escuela La Porte había descontinuado su programa de arte, ella reclutó a instructores "para que San Juan pudiera apoyar en esta limitación. En la renovación del centro se incluyó un nuevo estudio de arte”, agregó.

Esto fue música para los oídos de Miranda.

"Estoy muy emocionada porque me encanta dibujar. Me gustaría ser artista o una jugadora de softbol cuando sea grande", dijo la niña de nueve años.

En su re-apertura, el Programa Después de Clases servirá a 45 niños de kínder a quinto grado con esperanzas de crecer a 100 – 120 estudiantes. Los planes futuros también incluyen un centro de infancia para niños de dos años de edad a nivel preescolar.

“Creo que el centro se conecta claramente con la visión misionera que el Obispo Doyle tiene para nuestra diócesis,” dijo el Obispo Monterroso. “Es una pena usar nuestras facilidades solamente los domingos teniendo todos estos espacios y habiendo tantas necesidades. La iglesia San Juan es un ejemplo a seguir”.

Para más información sobre el Programa Después de Clases, visite www.stjohns-laporte.org/sjasp.

  SUBSCRIBE TO E-NEWSLETTER

 SUSCRÍBASE AL BOLETÍN ELECTRÓNICO