Change Font Size:   A A A

Nov 22, 2016 | Paulette E. Martin

San Albán y socios ofrecen un patio de recreo a niños de Lindale Park

St. Alban
St. Alban
St. Alban
St. Alban
St. Alban
St. Alban
St. Alban
St. Alban
St. Alban
St. Alban
St. Alban

La Navidad llegó temprano para más de 9,000 niños en el área de Lindale Park en Houston, al recibir un nuevo patio de recreo en la Iglesia Episcopal de San Albán el sábado 19 de noviembre.

La nueva área de juego fue construida en pocas horas con la ayuda de 200 voluntarios de BlueCross BlueShield of Texas, KaBOOM!, Avenue Community Development Corporation, Lindale Park Civic Club y de San Albán.

El Rvdo. Bill Laucher deseaba tener un patio de recreo en el campus de la iglesia por un largo tiempo para responder a la necesidad urgente en el área de Lindale Park.

"Fue alrededor de la época cuando el Obispo introdujo el concepto de las comunidades misioneras. Yo sabía que mucha genta caminaba por la calle de nuestra iglesia. No había ningún parque en nuestro vecindario, y éramos los únicos con una yarda grande, pero la idea no se hizo realidad hasta que conocí a Gwyn Guidy", dijo Laucher.

Laucher conoció a Guidy en una reunión del Club Cívico de Lindale Park. Guidy, ahora Coordinadora del Comité de Planificación del Patio de Recreo y Guardián Menor en San Albán, tenía mucha experiencia en ayudar a construir patios de recreo, recaudando fondos, reclutando voluntarios, redactando becas y ponerse en contacto con miembros clave de la comunidad.

Tanto Laucher como Guidy estuvieron de acuerdo en que Dios obra de maneras misteriosas.

"Todo estaba en el plan de Dios para que esto sucediera", exclamó Guidy. "Había dejado de ser una cristiana hace mucho tiempo hasta que mi madre falleció. Entre más que interactuaba con el vecindario y las personas que si eran cristianas, más empezaba a querer seguir ese ejemplo", dijo.

Ver cómo Laucher interactuaba con todos en la comunidad, incluso durante los tiempos difíciles, y tener una necesidad espiritual de estar más cerca a Jesucristo, fue lo que animó a Guidy a querer ser bautizada en la Iglesia Episcopal. 

“Mi madre era episcopal”, dijo Guidy. "Realmente quería que alguien que me conociera, respetaba y tenía una relación que me bautizara, y esa persona era el padre Bill”.

El lazo fuerte que unía a Laucher con Guidy hizo más fácil para que ellos trabajaran juntos. Laucher recibió la luz verde para comenzar a planear la construcción del patio después de que la Diócesis de Texas accediera a la ubicación. 

"La Diócesis de Texas se ha comprometido a servir a nuestros vecinos, a las empresas, a los líderes cívicos y a otras organizaciones religiosas—para aumentar la vida, la salud y la alegría, para sanar nuestras divisiones, para disfrutar juntos la vida en abundancia que Dios quiere para todos", Kai Ryan, la Canóniga Rvda. de la Diócesis, dijo. Laucher dijo que sentía que la idea del patio de recreo encajaba perfectamente con la llamada del Obispo para construir comunidades misioneras.

Conseguir los permisos de la ciudad tenían sus obstáculos, pero el trabajo no podría haber sido completo sin la ayuda de todos los socios y el apoyo del Ayuntamiento de Houston.

"Lo que es importante para tener este tipo de participación de la comunidad es que la comunidad sea propietaria del patio de recreo y por lo tanto lo usarán más", dijo Mike Knox, miembro del Concejo Municipal de Houston. Knox asistió el día de construcción en San Albán el 19 de noviembre. "El objetivo es mejorar la calidad de vida de los vecinos y reunir a la gente en un ambiente que es divertido".

Hay varios beneficios para la salud que los niños ganan al tener y jugar en un patio de recreo.

"Cuando los niños tienen un lugar seguro para jugar, pueden interactuar con otros niños. No sólo es genial para una actividad física, sino que se acostumbran a estar físicamente activos y [les ayuda] a ser más social", dijo el Dr. Bob Morrow, de BlueCross BlueShield.

Durante un día dedicado al diseño del área de juegos los niños y los adultos de Lindale Park aportaron ideas de su patio de recreo ideal—como el número de resbaladeros, columpios y colores—todas las ideas fueron tomadas en cuenta para el look final.

"Nos sentamos con niños y adultos del vecindario, y cualquier persona directamente afiliada a San Albán. Los niños dibujaron exactamente lo que querían—ilustraron cosas como piscinas, trampolines, casas de árboles—cosas que no son necesariamente posible pero y luego nos reunimos con los adultos y comparamos sus ideas y decidimos que íbamos a incorporar", dijo Allan DuBose Jr., KaBOOM! Gerente de Proyecto.

Para Maggie Rivera de 26 años, tener un nuevo patio de recreo en San Albán es maravilloso. Rivera ha sido miembro de la iglesia desde que tenía ocho años. Ella ha visto muchos cambios a lo largo de los años y no podía desaprovechar la oportunidad de donar su tiempo para esta causa. 

"Ver a tantas personas, miembros y no miembros de la iglesia unirse a trabajar en este proyecto es monumental. Realmente muestra cómo trabajar en grupo podemos hacer cosas grandes", dijo Rivera. 

Para Laucher, el patio de recreo será otra manera para que la iglesia interactúe con las familias y para llegar a la comunidad.

"Esperamos que el patio de recreo nos permita averiguar cuáles son las necesidades reales de las familias, iniciar conversaciones con ellos y ganarnos el derecho de introducir a la gente al Señor", dijo Laucher.

  SUBSCRIBE TO E-NEWSLETTER

 SUSCRÍBASE AL BOLETÍN ELECTRÓNICO