Change Font Size:   A A A

Feb 26, 2019 | Paulette E. Martin

La Diócesis de Texas rinde tributo a la Obispa Harrison por su ministerio de servicio

Larry y la Obispa Harrison disfrutan de la celebración en su honor.
 

Una de las muchas sorpresas del Concilio Diocesano 170° fue la cena en honor de los muchos años de servicio de la Rvdma. Dena A. Harrison. Fue una celebración en la cual su familia, amigos, obispos y cientos de miembros de la Diócesis le rindieron tributo, el viernes 21 de febrero del 2019 en The Woodlands en el hotel Waterway Marriott.

Fue una noche de júbilo que tomó meses de planificación y preparación a manos del Comité de celebración de la Obispa Harrison, comprendido por la Rda. Genevieve Razim, presidenta; el Dr. Scott Bader-Saye, Jill Voitre, Jolynn Free, el Rdo. Eric Hungerford, Flo McGee, Julia Smith, la Rda. Sharon Tuner, y la Dra. Leslie Wilder.

“Ha sido un regalo para mi poder sumergirme en el estudio de su ministerio y episcopado. Me maravillo de su fortaleza y coraje y me inspira su fe en Cristo”, dijo Razim.

Muchas historias y memorias fueron compartidas, incluyendo un mensaje en video del Obispo primado Michael Curry, quien recordó los tiempos en que juntos sirvieron para el Consejo Episcopal de alivio y desarrollo. La Rda. Susan Kennard de Trinidad en Galveston también compartió recuerdos de haber trabajado con Harrison como su coadjutora en la iglesia San Santiago el Apóstol en Conroe en 1997. Kennard fue conmovida al escuchar a una mujer celebrando la Eucaristía.

“De todas las cosas que Dena dijo e hizo, las palabras que sobresalen muy claramente en mi mente son estas — habladas en su primer domingo en Conroe; ‘La noche anterior a que él muriera por nosotros, nuestro Señor Jesucristo tomó el pan. Y habiendo dado gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: tomen y coman este que es mi cuerpo dado por ustedes’”, dijo Kennard.

El Obispo Jeff Fisher y el Obispo Héctor Monterroso compartieron lo que habían aprendido del “Libro de Sabiduría de Dena Harrison”, haciendo mención de algunas ingeniosas frases cortas tales como: “Cuando se muera tu caballo, tienes que desmontar”. Fue un momento que puso a reír a toda la concurrencia.

Se preparó una presentación audiovisual con fotografías del ministerio de Harrison y entrevistas de ella con el Obispo Doyle, del seminario del suroeste con la Rda. Cynthia Kittredge, la Obispa primada Katharine Jefferts-Schori, Jill Vassar, Ana Gonzáles, Rob Radtke, el Obispo Don Wimberly, Anthony Chappel y la Rda.  Francene Young.

El Obispo Andy Doyle también subió al escenario para honrar a sus colegas.

“La Diócesis Episcopal de Texas siempre se ha caracterizado por contar con gente de lo más valiosa, que  están comprometidas con la misión junto con un Obispo. La Diócesis Episcopal de Texas siempre ha personificado lo mejor de esta práctica Cristiana y ciertamente cuando vemos el trabajo realizado por la Obispa Harrison, nos sorprendemos de lo que hemos logrado juntos”, dijo Doyle.

El Obispo Doyle agradeció a la familia de la Obispa Harrison, quienes también han jugado un papel importante en el ministerio de servicio de Harrison.

“Ella y su familia han hecho grandes sacrificios a lo largo del camino. Se han beneficiado de su gracia y en sí llevan las heridas del servicio. La Obispa Harrison, Larry y sus hijos, todos han colaborado mucho en la labor de Dios en este lugar y tiempo en particular,” agregó el Obispo.

A la Obispa Harrison y su esposo Larry, les fueron regalados unos zapatos cómodos para manejar y una tarjeta con fondos para gasolina para su uso en el viaje por carretera que se disponen a dar inicio.

 “Los amo a todos. Ha sido un gran gozo en mi vida servirles como Obispa. Me ha inundado el poder que tiene esta Diócesis, de trabajar de manera conjunta con cada congregación”, dijo la Obispa Harrison al tiempo que concluía la cena.

  SUBSCRIBE TO E-NEWSLETTER

 SUSCRÍBASE AL BOLETÍN ELECTRÓNICO