Recursos de Salud

Change Font Size:   A A A

Pautas del Coronavirus Dentro de la Diócesis Episcopal de Texas

26 de marzo, 2020

Casi todos los condados de la Diócesis de Texas han aplicado la restricción de reunir 10 o más personas hasta el domingo, 10 de mayo de 2020. A partir de hoy, muchos condados están imponiendo pautas de tipo "toque de queda".

3 cleros, 1 cónyuge y más de 10 feligreses en la diócesis han sido diagnosticados con el COVID-19. Hay muchos más casos presuntos y muchos de ello/as están en cuarentena por exposición, con la gran mayoría de cleros y feligreses que ahora se unen a ellos para aplanar la curva.

Después de leer las pautas en los diferentes condados, creemos que lo siguiente es cierto:

Pueden continuar yendo a la iglesia, trabajar con menos de 10 personas, a 6 pies de distancia, solo para adorar.

El personal esencial puede ir a la oficina para hacer lo que sea necesario con respecto a las finanzas y la correspondencia "según sea necesario".

El cierre de oficinas y la suspensión de los servicios públicos hasta el 10 de mayo de 2020, de conformidad con las pautas locales y estatales, siguen vigentes. La mayoría de los condados han dejado en claro que no habrá reuniones públicas de 10 o más personas hasta el 10 de mayo. Su condado puede ser diferente. Parece que estas pautas continuarán incluso después de que se levanten las medidas de "toque de queda" y "quedarse en casa - trabajar seguro".

Abordaremos este tema semanalmente.

Si podemos regresar a la adoración pública antes, lo haremos. Y, si tenemos que extender la auto cuarentena de acuerdo con la guía de salud y liderazgo estatal, lo haremos.

20 de marzo, 2020

La Diócesis Episcopal de Texas está suspendiendo la adoración entre grupos hasta el 30 de marzo de 2020, hasta nuevo aviso. Continúe con las prácticas de adoración virtual y esté atento a esta página para obtener más actualizaciones de la diócesis, ya que este proceso sigue cambiando. 

Esto es lo que ocurre en los Estados Unidos en este momento. Estados Unidos continúa retrasado en pruebas para detectar el COVID-19, por lo que aún no sabemos la propagación del brote. Al momento de redactarse esta comunicación, Estados Unidos tiene 10,442 casos y 150 muertes. Texas tiene 95 de los casos.

Tenemos una amplia difusión en la comunidad y actualmente, en nuestras iglesias y oficinas diocesanas estamos ejerciendo una cuarentena de 14 días. Nuestras escuelas están cerradas al igual que muchas oficinas y hemos mudado la administración y al ministerio a través de medios virtuales. La frontera entre EE.UU. y Canadá ahora está cerrada, excepto para viajes esenciales.

Las ciudades y los funcionarios de salud de todo el estado solicitan que no más de 10 personas se reúnan a la vez. Muchas ciudades ya han solicitado que salgamos de nuestras casas solo cuando sea necesario. Los restaurantes solo están abiertos para la entrega de comida.

Ningún clero en la diócesis ha sido diagnosticado con COVID-19 todavía. Tenemos feligreses en cuarentena debido a la exposición en el trabajo. También tenemos un feligrés que tiene COVID-19 y está en el hospital. Este individuo no estaba en la iglesia durante el tiempo de infección, por lo que no fue necesario avisar. A medida que las pruebas sean más disponibles, sabremos más sobre quién está infectado y el nivel de propagación de la comunidad.

Reconocemos que las grandes ciudades, pueblos y áreas rurales están teniendo una experiencia diferente con este virus. Estamos intentando tener en cuenta este hecho y crear pautas para su uso según sea necesario.

Nuevas Pautas

Estamos oficialmente extendiendo el cierre de oficinas y la suspensión de servicios públicos hasta el 30 de marzo.

Sin embargo, deben de comenzar a prepararse y pensar que las reuniones entre más de 10 personas estarán suspendidas por al menos por ocho semanas.

Como se indicó anteriormente, las ciudades y los funcionarios de salud de todo el estado solicitan que no se reúnan más de 10 personas a la vez. Esta es una precaución muy sabia. También esté preparado para las políticas de "toque de queda" que proviene de los gobiernos municipales y estatales.

Las iglesias pueden permitir que los empleados trabajen en la oficina siempre que se sigan las pautas de distanciamiento social, pero alentamos que se haga todo el trabajo posible desde casa.

¿Esto es sólo por 2 semanas?

No. Debemos seguir los protocolos de salud pública establecidos en su área con respecto al cierre de oficinas, distanciamiento social y adoración.

¿Esto significa que tendremos una Semana Santa y Pascua virtual?

Sí, lo más probable es que así será.

Estamos organizando liturgias para el hogar y recursos en línea que exploran cómo hacer liturgias de Semana Santa en familia y con amigos en casa. El Seminario de Virginia ofrece un conjunto de seminarios web sobre este tema.

Necesitamos recordarle que, durante la guerra, la peste y la persecución, nosotros como cristianos hemos discernido formas de adorar y vivir como la iglesia sin reunirnos para la Eucaristía.

¿Qué están haciendo otras iglesias más allá de la adoración virtual?

Nuestros líderes están creando:

Escuela dominical en línea para adultos y niños en una variedad de plataformas.

Los grupos de oración, grupos pequeños y estudios bíblicos se están moviendo a lo virtual.

Estamos alentando una alta comunicación, contacto estratégico, regimiento durante la duración de este brote. Además, el tiempo que se espera que la epidemia afecte a nuestras comunidades se estima de alrededor de 18 meses. Por lo tanto, estas prácticas deben ser controladas y asumidas como ministerios a largo plazo para la iglesia.

¿Con qué frecuencia evaluaremos nuestra propia "cuarentena"?

Semanalmente. Estaremos analizando la situación y estaremos brindando asesoría semanalmente.

13 de marzo, 2020

El coronavirus continúa impactando el mundo y las comunidades en todo Estados Unidos. El W.H.O. ha declarado esto una pandemia, y el gobierno de los Estados Unidos lo ha declarado "una emergencia nacional".

Está impactando la vida dentro de algunas de nuestras diócesis episcopales en la iglesia en general. El brote del virus dentro de la población puede ser mayor dependiendo de qué parte del país viva. Los obispos de esas diócesis están actuando adecuadamente, dado el nivel de preocupación y dirección de sus funcionarios de salud.

Además de los requisitos y recomendaciones del Obispo Doyle de la semana pasada, hemos incluido las siguientes pautas para esta semana y reiteramos eso hasta nuevo aviso:

El Obispo Doyle está pidiendo a todos los feligreses que adoren con nosotros desde casa durante los próximos dos domingos.

Le está pidiendo a todo el clero que organice oportunidades virtuales para adoración, estudio bíblico y grupos pequeños. Si no puede ofrecer adoración virtual este domingo, la Catedral ofrecerá adoración en línea (www.christchurchcathedral.org) Nuestra expectativa es que las iglesias organicen su propia ofrenda para el próximo domingo y la oficina diocesana continuará proporcionando recursos para ayudar con eso.

El Obispo Doyle no exige que se cancele todos los eventos en su campus; deben usar su mejor criterio para grupos de apoyo y otras reuniones pequeñas. Sin embargo, los expertos no recomiendan reuniones de más de 10 personas. El Obispo Doyle alienta el uso de grupos virtuales de apoyo para aquellos en recuperación.

La conclusión es que las iglesias necesitarán decidir cómo continuar su trabajo bajo su contexto. Tomen las medidas necesarias para poner la seguridad primero.

El clero puede ir a la iglesia para dirigir, grabar y transmitir servicios virtuales con nuestra gente y puede continuar yendo a la oficina si es necesario.

Es el consejo más importante del Obispo Doyle es que nos abstengamos de reunirnos para adorar y en grandes grupos en nuestras iglesias durante este tiempo del brote de COVID-19, lo que nos permite frenar la propagación.

  1. Si los miembros viajan a países extranjeros, se recomienda la cuarentena por un período de dos semanas; abstenerse de venir a la iglesia y / o escuela por ese período de tiempo. Consulte las pautas de los CDC aquí.

 Tenga en cuenta que puede encontrar las actualizaciones del CDC aquí:

 Puede encontrar la evaluación de riesgo actual del CDC aquí.

 Las pautas básicas del CDC (actualizadas hoy) con respecto a la prevención de la propagación de cualquier enfermedad y COVID-19 se pueden encontrar aquí en español.

 Como se mencionó la semana pasada, recuerde los conceptos básicos para minimizar el riesgo de exponerse o exponer a otros a COVID-19 u otras enfermedades: 

  • Evitar el contacto cercano con personas que están enfermas.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.
  • Quédese en casa cuando esté enfermo.
  • Cúbrase la tos o estornude con un pañuelo desechable, luego tírelo a la basura.
  • Limpie y desinfecte los objetos y superficies que se tocan con frecuencia con un spray o toallita de limpieza doméstica.
  • Lávese las manos con frecuencia con agua y jabón durante al menos 20 segundos, especialmente después de ir al baño; antes de comer; y después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
  • Si no hay agua y jabón disponibles, use un desinfectante para manos a base de alcohol con al menos 60% de alcohol. Siempre lávese las manos con agua y jabón si las manos están visiblemente sucias.

6 de marzo 2020

Debido a la naturaleza increíblemente contagiosa de COVID-19 y para practicar una gran precaución, recomendamos los siguientes pasos y prácticas de sentido común para las operaciones y liturgias de su iglesia. Hasta nuevo aviso:

  • El obispo Doyle requiere la interrupción de la intinción (sumergir el pan o la hostia en la copa). Puede ser importante recordarnos a todos que “puede recibirse el Sacramento en ambas especies simultáneamente", pero esto está sujeto a la aprobación del obispo, de acuerdo con la página 330 del Libro de Oración Común.

5 de marzo 2020

El coronavirus continúa impactando al mundo y a las comunidades en todo Estados Unidos. Está afectando la vida dentro de algunas de nuestras diócesis episcopales más que otras, y cada diócesis está actuando de manera apropiada, dado el nivel de preocupación y nivel de brote local de la enfermedad.

La Diócesis Episcopal de Texas tiene un profundo deseo de cuidar y liderar en esta situación. Sugerimos iniciativas que reducirán el riesgo de propagación de COVID-19 en nuestras comunidades. Aunque somos conscientes de que el virus ahora se encuentra dentro del área geográfica de nuestra diócesis, es importante tener en cuenta que estos casos están relacionados con los viajes, y no cambia el hecho de que el riesgo inmediato para la mayoría de los tejanos es actualmente bajo.

Nuestros objetivos son:

  1. Continuar brindando a nuestra gente y comunidades la mejor atención y servicio pastoral, ahora y en los próximos meses;
  2. Proporcionar la continuidad de iglesias seguras y abiertas donde las personas puedan orar y adorar;
  3. Proteger a los más vulnerables entre nosotros iniciando prácticas para mantener baja la propagación de enfermedades infecciosas, incluyendo COVID-19;
  4. Comunicar y reiterar la importancia de las mejores prácticas con respecto a la enfermedad; y
  5. Estar atentos al contexto emergente de COVID-19 en Texas, dentro de la iglesia en general y a nivel mundial.

Reconocemos que, como ustedes, los líderes de congregaciones tendrán que tomar decisiones personales relacionadas con estas pautas, cuán cómodos se sientan con ellas y cómo liderar adecuadamente dado el contexto inmediato.

Deseamos disipar ambientes temerosos y, a menudo, ansiosos.

Seguiremos las actualizaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades  y nuestras autoridades sanitarias locales y seguiremos las medidas preventivas sugeridas. Les pedimos que hagan lo mismo. La mayoría de las organizaciones de salud se comunican al público todos los días, por lo tanto, sean proactivos en obtener información actualizada y siga las instrucciones de sus líderes locales.

Le pedimos seguir las pautas fundamentales con respecto a la prevención de la propagación de cualquier enfermedad, y especialmente COVID-19:

  • Evitar el contacto cercano con personas que están enfermas.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.
  • Quédese en casa cuando esté enfermo.
  • Cúbrase la tos o estornude con un pañuelo desechable, luego tírelo a la basura.
  • Limpie y desinfecte los objetos y superficies que se tocan con frecuencia con un spray o toallita de limpieza doméstica.
  • Lávese las manos con frecuencia con agua y jabón durante al menos 20 segundos, especialmente después de ir al baño; antes de comer; y después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
  • Si no hay agua y jabón disponibles, use un desinfectante para manos a base de alcohol con al menos 60% de alcohol. Siempre lávese las manos con agua y jabón si las manos están visiblemente sucias.
  • El uso de desinfectante para manos es una buena práctica para la temporada.

Recuerde que reducir la gripe (influenza) y otras enfermedades es una parte integral de la respuesta al virus COVID-19. Liberar camas de hospital y promover una población saludable es proactivo. A la fecha de este mensaje, los CDC informan 32 millones de enfermedades causadas por la gripe, 310,000 hospitalizaciones y 18,000 muertes por gripe en los Estados Unidos. Esto agota los recursos necesarios en otras partes del sistema de salud pública.

Debido a la naturaleza increíblemente contagiosa de COVID-19 y para practicar una gran precaución, recomendamos los siguientes pasos y prácticas de sentido común para las operaciones y liturgias de su iglesia. Hasta nuevo aviso:

  • El obispo Doyle requiere la interrupción de la intinción (sumergir el pan o la hostia en la copa). Puede ser importante recordarnos a todos que “puede recibirse el Sacramento en ambas especies simultáneamente", pero esto está sujeto a la aprobación del obispo, de acuerdo con la página 330 del Libro de Oración Común.
  • Drenar y vaciar todas las fuentes y pilas bautismales, y por el momento, se debe suspender la práctica de sumergir las manos en el agua de una fuente. Si realiza un bautismo, use agua fresca cada vez.
  • Evite el contacto físico con los demás, incluso durante el intercambio de la paz; es apropiado una simple reverencia o un intercambio verbal.
  • Coloque gel desinfectante para manos en las credencias y solicite a todos los involucrados en la distribución de comuniones y cálices que desinfecten sus manos antes de la distribución.

En caso de que el brote de la enfermedad crezca en Texas, deben saber que seguiremos las mejores prácticas de otras diócesis donde el riesgo de propagación del virus ha aumentado.

Estaremos monitoreando las actualizaciones y nos comunicaremos directamente con ustedes a medida que las cosas cambien, a través de esta página web y, si es necesario, a través de la difusión de publicaciones electrónicas.

Si tiene alguna pregunta con respecto a esta comunicación, las operaciones de su iglesia y / o liturgias, comuníquese con el Rdo. Canónigo Joseph M.C. Chambers al 713.353.2145.